Exposiciones

Texto extraído del catálogo de la exposición. 

Esta exposición recorre los caminos de peregrinación, las rutas comerciales y especialmente, los dos caminos culturales más relevantes en la historia de la humanidad: la Ruta de la Seda y el Camino de Santiago.

Sus diferencias territoriales, cronológicas y culturales se convierten hoy en analogías visuales, en procesos culturales que manifiestan la creación en imágenes de anhelos ante la incertidumbre de los caminos, de formas nuevas de poder y de fabulación de espacios por imaginar. El monje y el peregrino, el comerciante y el soldado buscan en ellas paz y seguridad, así como compartir las enseñanzas de quienes les sirven de guía en el camino. De ese modo sintetizan, de forma didáctica, los momentos decisivos de biografías reinterpretadas desde lo sobrenatural y las hacen compartir con la cotidianidad de lo humano. Las labores del campo, la caza como sustento, el comercio, la destrucción que causa la guerra, la construcción de nuevos templos y ciudades permiten la conjunción de una geografía mítica y real. Seres extraordinarios conviven con personas humildes y de alto rango para protagonizar las fábulas literarias, mitológicas y religiosas que constituyen en cada contexto su cultura literaria y visual. Se crean así archivos de la memoria que de forma ininterrumpida transitan los siglos, el paso de los imperios y las dinastías, y asumen nuevos paradigmas culturales que acercan territorios lejanos.

La Península Ibérica y Dunhuang, como centros artísticos, son geografías históricas y culturales que no tuvieron un contacto directo en sus procesos de creación y formación de identidades artísticas. Sin embargo la densidad de los caminos posibilitó el viaje de ideas, imágenes y objetos que cons¬tituyeron en cada imaginario el concepto del otro hasta que la historia les acercó y creó un nuevo mundo de conexiones y caminos.

Los caminos, como objeto de estudio, abrieron nuevos recorridos que arqueólogos e historiadores trazaron a comienzos de siglo XX. Nuevos descubrimientos de viejos enclaves de desvelaban con todas sus riquezas y complejidades interpretativas. Los mapas culturales completaban la historia de viajes y los lugares pasan a ser espacios de peregrinación del viajero contemporáneo. La conservación y difusión del patrimonio conduce a repensar los caminos y ofrecer, desde las nuevas tecnologías, el equilibrio necesario para generar nuevas formas de mirar y pensar las imágenes.

Organizan:
Instituto Cervantes de Pekín
Confucius Institute Headquarters (Hanban)
Instituto Confucio de Madrid
Dunhuang Academy

Colaboran: 
Centro Cultural de China en Madrid
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura